Make your own free website on Tripod.com

Baden Powell

Nuestro fundador...

El movimiento Scout no es comprensible sin la figura de su fundador, el general Inglés Robert Baden Powell, enamorado de la vida, generoso, alegre y espontáneo. Sólo pretendió compartir con otros su felicidad y sin quererlo dio origen a un movimiento de jóvenes, que tiene como principal objetivo el dejar el mundo un poco mejor de cómo lo encontró.

Nació el 22 de feberero de 1857. Su padre era un pastor protestante y profesor universitario. Su madre de carácter fuerte le transmite los valores que posteriormente él dirá en frases como "nada se hace a medias", "lo importante es ser digno de confianza", valorar el trabajo", pensar en los otros antes que en uno mismo".

Asistió al colegio Charterhouse de Londres en el que disfrutaba con los deportes, el canto y la naturaleza, cambiando aveces las clases por una escalada al bosque en el que sabía moverse lenta y silenciosamente observando aves, animales y hasta sus profesores .No era muy bueno para las matemáticas y participaba en el equipo de football con sus compañeros.


Cuando cumplió 19 años se enroló en la armada donde trabajó como espía. Se especializa en la exploración preventiva, disciplina militar de moda en la época, que consistía en deslizarse silenciosamente por la maleza y permanecer largo tiempo oculto, observar en la obscuridad y retener mentalmente cualquier detalle. Se disfrazaba como turista que pintaba flores pero en realidad dibujaba con mucho detalle las posiciones y las armas del fuerte enemigo.
Durante su carrera militar, sirve en Asia, Africa e Inglaterra. A los 26 años ya era Capitán, y a los 43, General de División.

El haber participado en la guerra de Africa, dio como resultado los fuertes rasgos místicos africanos que hoy nos caracterizan.

En 1912 contrae matrimonio a los 55 años con Olave Sistema. Claire Soames, quien posteriormente sería elegida como Jefa Guía Mundial del Guidismo.


Desde octubre de 1899 a mayo de 1900 Baden Powell estuvo en la pequeña aldea de Mafeking con cerca de 1000 soldados Ingleses. Esta aldea estuvo sitiada por 7000 colonos boers por 217 días, totalmente rodeados sin poder salir y a punto de ser atacados por lo boers. El coronel Baden Powell que estaba a cargo de los soldados Ingleses y que contaba con 4 pequeños cañones y 7 ametralladoras logró con su astucia e ingenio evitar el ataque. Daba ordenes a sus soldados de que metiesen mucha bulla, hacía grandes fogatas como si fuecen celebraciones de miles de personas, amarraba antorchas a los caballos y los hacía pasear para que pareciesen guardias, etc.
Luego de los bombardeos iniciales, y gracias a maniobras de astucia más que a su fuerza, Baden Powell logra introducir en el general enemigo la duda sobre su capacidad de fuego y defensa. Esto determina que en vez de un asalto. Los boers opten por un largo asedio, interrumpido por mutuas incursiones y escaramuzas. Si bien esto prolonga sus posibilidades de liberación, agrega a la falta de armas el problema del hambre, ya que los alimentos eran escasos.

Para agilizar las comunicaciones y realizar tareas menores Baden Powell organizó un cuerpo especial con muchachos entre 10 y 16 años los que asombraron a todos con la valentía y alegria que mostraron durante meses. A través de increibles sistemas como palomas mensajeras, indios con mensajes en sus amuletos, lineas de telégrafo improvisadas con las líneas del ferrocarril, Baden Powell mantenía al mundo informado sobre la heroica resistencia de mafeking. Cuando al fin la ciudad es liberada por las tropas de refuerzo todos los que estaban allí fueron recibidos como héroes.

Esta experiencia le enseñó a B.P que los jóvenes pueden ser muy eficaces cuando son motivados a asumir una responsabilidad, y que lo hacen alegremente como su fuera un juego. También le enseño el valor educativo del servicio. A partir de esta experiencia primigenia, el Movimiento Scout reafirmará continuamente que para mantenerse vigente debe ser relevante para las grandes necesidades y metas que afectan y movilizan a una comunidad.

De regreso a Inglaterra, Baden Powell, condecorado personalmente por el rey Eduardo VII, entraba a la leyenda inglesa, y a los 43 años de edad, se convertía En el general más joven de su ejército. Sin embargo, agotado por la larga resistencia, debió permanecer en reposo durante un período prolongado.

Es posible que estos momentos de silencio le hayan motivado largas reflecciones. Una de ellas fue el impacto que produjo en él la situación de los jóvenes Ingleses. Vivían en Inglaterra en aquella época dos millones de jóvenes entre 10 y 17 años, un poco inútiles y sin un sentido para sus vidas. Desadaptados, enfermos, flojos, constituían un problema social importante.

Su amigo William Smith, fundador de las "Boys Brigades", le invita en 1903 a presenciar un desfile imponente de su organización de jóvenes: pequeños soldados, con impecable uniforme, obedecen como resortes las ordenes militares de sus jefes. Baden Powell declina participar en esa institución. No está de acuerdo con "esa disciplina demasiado aparatosa, demasiado militaresca. Los muchachos son muchachos y para ellos hay que pensar en una disciplina más alegre y espontánea, más juvenil".

De regreso al ejército es nombrado Inspector General de la caballería, lo que le da la oportunidad de visitar varios países de Europa y tomar contacto con educadores y con las modernas tendencias en educación. Acepta escribir un artículo en la Gaceta de las Boys Brigades y traza unas líneas que van a resultar fundamentales:
"...todo educador debe ayudar a los muchachos a formar su carácter y a desarrollar en ellos el espíritu de servicio a los demás. El método que yo aconsejo para lograr esta meta es aprovechar su natural curiosidad para acostumbrarlos a la exploración. El conocimiento de la naturaleza les reportará el agrado de vivir y en la observación atenta de las personas descubrirán la necesidad de prestarles ayuda".

En 1907, Arthur Pearson, editor de libros y diarios, también muy preocupado por los dos millones de jóvenes sin destino, le lanza un desafío:

"Usted general tiene espléndidas ideas sobre los jóvenes y ha escrito muy lindas palabras, pero ni ideas ni palabras han resuelto jamás nada. Le faltan los hechos. Reúna un grupo de jóvenes y trate de poner en práctica su método, si los resultados son buenos, pongo a disposición mis diarios, mi dinero y mis amistades. Difundiremos sus ideas y experiencias a escala nacional".

El campamento de la isla de Brownsea

En julio de 1907 B.P realizó un experimento. Tomó 20 muchachos entre 12 y 17 años y los llevó a un campamento a la pequeña isla de Brownsea, de apenas 1 por 3 kilómetros. Los organizó en 4 patrullas llamadas los "toros", los "cuervos", los "lobos" y los "chorlitos". En este campamento se levantaban temprano, practicaban ejercicio físico, cocinaban su propia comida, recorrían la naturaleza para observar animales y pájaros, hacían grandes juegos, levantaban rústicas construcciones, aprendían nudos y amarres, etc.. era el primer campamento Scout.

De manera espontánea y natural se había generado una pequeña organización social regida por la fraternidad. Los participantes habían crecido, ninguno volvía igual como había llegado. Las experiencias vividas habían ampliado su conciencia y ahora estaban mejor preparados para comprender y comprenderse.

Así como Mafeking había puesto de relevancia el valor del servicio, Brownsea había destacado la trascendencia de la naturaleza, la que había demostrado que producía hábitos de sacrificio y generosidad; que obligaba a la ayuda mutua, a descubrir la importancia de la solidaridad; que generaba humildad y fortaleza, que volvía a los jóvenes amables. Les había dado la oportunidad de descubrir que sus vidas podían ser atractivas y útiles. Por todo el mundo muchos jóvenes que eran demasiado pequeños para las tropas scout miraban con mucho interés a sus hermanos mayores que disfrutaban muchísimo. Por esto en 1916 comenzaron a funcionar las "Wolf Cubs", manadas de lobos para niños de 8 años y más, organizados en seisenas que realizaban variadas actividades que los iniciaban en su vida scout.



En 1920 se realizó el primer Jamboree mundial, al que asistieron scouts de 21 países. En este jamboree Baden Powell fue nombrado Jefe Scout Mundial.

Escribió numerosos textos tales como escultismo para muchachos, roverismo hacia el éxito, guía para el jefe de tropa, etc.. siendo muy recordado su último mensaje